UGT impugna el ERTE de Setex Aparki SA

La empresa concesionaria del servicio municipal de la ORA en la ciudad de A Coruña ha presentado un ERTE valorando FeSMC UGT que no se ajusta a los requisitos establecidos por el Gobierno y el Ayuntamiento y siendo, en definitiva, un erte fraudulento.

Debido a este motivo, las personas Representantes de los Trabajadores de UGT en la empresa SETEX APARKI S.A., concesionaria del Servicio de Estacionamiento Regulado (ORA) para el Ayuntamiento de A Coruña, han presentado un Recurso de Alzada ante la Autoridad Laboral con el fin de impugnar el Expediente de Regulación Temporal de Empleo que afecta a todos los trabajadores y trabajadoras de la misma, entendiendo que las causas que lo motivan, no se ajustan a lo estipulado en el Real Decreto 8/2020 del Gobierno.

La empresa concesionaria decidió solicitar de forma UNILATERAL un ERTE ante la Autoridad Laboral, alegando que dejó de prestar el Servicio de ORA por indicación del Ayuntamiento de A Coruña, motivado por causa de Fuerza Mayor generada por la crisis del COVID-19 y el Estado de Alarma.

Desde este sindicato entendemos que si acudimos a la regulación contemplada en Real Decreto Ley 8/2020 de 17 de marzo y a lo especificado para el Servicio de ORA en la RESOLUCIÓN del Ayuntamiento de A Coruña de 24 de marzo, en el caso del ERTE solicitado a la Autoridad Laboral por SETEX APARKI S.A: no se dan las circunstancias para apreciar una causa motivada por fuerza mayor.

A juicio del sindicato UGT, la empresa concesionaria, a pesar de no poder prestar el Servicio de ORA durante el tiempo que dure el Estado de Alarma, no se va a ver perjudicada en términos económicos, pues todas las pérdidas que se le pudieran ocasionar por el Estado de Alarma podrán ser compensadas acudiendo al equilibrio económico del contrato.

Así mismo los trabajadores y trabajadoras de SETEX APARKI S.A. en A Coruña no tienen por qué perder derechos en cuento a percepciones salariales, vacaciones o pagas extraordinarias estando suspendidos sus contratos por situación del ERTE, toda vez que queda demostrado que la empresa tiene una vía para compensar los salarios abonados y las posibles pérdidas en las que pudieran incurrir.

Muchas fueron las dudas de las empresas a la hora de decidir qué tipo de ERTE se solicitaba y muchas decidieron eludir el camino de la negociación a través de ERTEs de fuerza mayor. De esa manera cerraban la puerta de la negociación y podían hacer lo que querían, a cambio de “estirar el chicle” demasiado y ver fuerza mayor dónde no la hay. Por supuesto que es más jugosa la fuerza mayor, pero si no la hay, no se puede elegir este camino y afectar a tantas trabajadoras y trabajadores de una manera tan profunda. Setex Aparki lo ha intentado, obviando el argumento objetivo en relación del Covid-19 c0n su empresa y en su contexto, y UGT se ha visto obligada a recurrir para encauzar una situación que creemos que no es de afectación al caso.